Los periquitos como mascotas

 

También llamados cotorritas son una excelente compañía. Son uno de los pájaros de jaula más criados de todo el mundo. El secreto de su éxito es que son muy simpáticos, sociables, bonitos, rústicos, domésticos y pequeños.

Vivir con un periquito en la casa nunca resultará aburrido, son animales muy sociables. Además su mantenimiento no resulta difícil. Hace varias generaciones que los periquitos empezaron a criarse en cautividad y se han conseguido adaptar muy bien a la compañía humana. Esto no significa, sin embargo, que no tengan necesidad de un espacio propio para poder moverse. Por tanto, la jaula ha de ser suficientemente amplia como para permitirles incluso algunos pequeños vuelos.

LA JAULA
En los negocios especializados existen diferentes habitáculos de forma y dimensiones variadas para los periquitos. La mejor forma es sin duda la rectangular, de desarrollo horizontal, porque permite un mejor aprovechamiento del espacio. Hay que tener en cuenta que los pájaros vuelan horizontalmente y, por tanto, una jaula de este tipo, si es suficientemente grande, les permite volar. Si escogemos una jaula en forma de torre, alta y estrecha, observaremos que el animal utiliza sólo la parte alta de la jaula, descendiendo solamente para comer. Una forma redonda no es aconsejable: aparte de no permitir ni siquiera pequeños vuelos, puede crear molestias de tipo psíquico vinculadas al sentido de la orientación; en este caso, siendo el horizonte redondo y no lineal los movimientos del pájaro son siempre circulares, sin que encuentre un rincón donde refugiarse en caso de miedo o malestar.

Las jaulas más funcionales y prácticas son las construidas con alambre cincado, con unos barrotes separados entre sí de 10 a 12,5 mm. para evitar fugas desagradables. Por lo menos en dos de los lados es aconsejable que los barrotes estén dispuestos en sentido horizontal para permitir que el periquito trepe por ellos, cosa que agradecerá. Si los barrotes están demasiado separados puede ocurrir que el animal introduzca la cabeza entre ellos y luego no pueda sacarla.

Resulta práctica la jaula provista de cajón extraíble para colocar arena o aserrín absorbente. Si este cajón está provisto de una parrilla que separe al pájaro de la arena, conseguiremos evitar el contacto del animal con sus excrementos, muchas veces portadores de enfermedades.
Los cajones de material plástico son los más prácticos por su facilidad de limpieza y desinfección. 
Para los que disponen de espacio o desean tener una pequeña colonia de periquitos, la mejor solución consiste en una pajarera de interior o de exterior.

Las características de la primera han de ser las citadas hasta ahora, cambiando por supuesto las dimensiones.
En los comercios especializados pueden encontrarse varios tipos que pueden adaptarse sin problemas a cualquier decoración o espacio interior. Muchas de ellas están provistas de ruedas, que facilitan los posibles desplazamientos.

Para la pajarera de exterior hay que recordar, en cambio, que los periquitos pueden pasar el invierno al exterior siempre que hayan sido habituados gradualmente y, sobre todo, que la pajarera esté provista de un techo que la proteja de la lluvia y del sol directo. Algunas ramas, descartando las que hayan podido ser fumigadas con plaguicidas porque los periquitos al roerlas podrían resultar envenenados, apoyos, comederos y bebederos, quizás una pequeña fuente con agua corriente y los nidos, son los accesorios con los que se puede decorar la pajarera.
Es evidente que en una pajarera espaciosa el animal se encuentra mucho mejor, puede moverse a placer y realizar vuelos saludables y, si está en grupo, puede vivir y comportarse como en plena naturaleza. Si, por el contrario, queremos establecer una relación de confianza recíproca, es preferible una jaula en la que el pájaro vivirá sólo para establecer un vínculo más estrecho con su amigo el hombre. Si deseamos aparear los periquitos siguiendo unas determinadas características genéticas, deberemos de alojar en la jaula una sola pareja para estar seguros de que el acoplamiento se realiza.

Es importante tener en cuenta lo siguiente a la hora de elegir la ubicación para la jaula:
• No colocarla nunca en la cocina o en el baño, pues los vapores son perjudiciales para la salud. 
• Tampoco frente a una ventana que se abra con frecuencia, para evitar los golpes inesperados de aire. 
• Ha de colocarse en un lugar fácilmente accesible para la limpieza y el cambio del agua y la comida. 
• El cuarto de estar, al lado de una ventana cerrada no expuesta al sol directo, es el lugar ideal para colocar la jaula; de esta forma el periquito podrá disfrutar de la luz y de nuestra compañía.

LOS ACCESORIOS
Evidentemente, la jaula ha de decorarse con los accesorios oportunos para hacerle cómoda la vida al periquito y para que resulte fácil ejecutar las operaciones de mantenimiento.

Los apoyos
El primer accesorio consiste en unos apoyos, que pueden ser de plástico o de madera. Los de plástico deben ser controlados frecuentemente, ya que en su interior pueden anidar ácaros, pero tienen la ventaja de poderse lavar y desinfectar muy fácilmente; los de madera, en cambio, son frecuentemente víctimas del robusto pico del periquito. La forma es normalmente redonda y sus dimensiones deben permitir a las patas un agarre correcto.

Los comederos
Generalmente son de plástico y de formas muy similares. Pueden estar formados por una o dos piezas, siendo preferibles estos últimos por su facilidad de limpieza. Se cuelgan exteriormente en las puertas de servicio.

Los bebederos
Los más funcionales son los de plástico y con sifón. Normalmente basta uno por jaula, ya que el agua ha de cambiarse diariamente. Si tenemos varios ejemplares y hemos de ausentarnos varios días, habrá que colocar más de un bebedero. Repetimos aquí lo expuesto sobre los recambios, la limpieza y la desinfección.

La bañera
Puede ser un recipiente colocado en el interior o colgado de una de las puertas. Téngase presente que si se coloca en el interior puede provocar una excesiva humedad en la arena del fondo de la jaula, mientras que si lo colocamos en el exterior el agua mojará el suelo. En ambos casos, han de ser de plástico y desinfectables.

El nido
En su hábitat natural los periquitos construyen el nido en las cavidades de los árboles o del terreno. Por este motivo, el nido que pondremos a su disposición deberá tener la forma de una cajita de madera con el orificio de entrada en la parte más alta. Es aconsejable que el nido disponga de una abertura en el techo para poder controlar lo que ocurre en su interior. En los comercios especializadas existen nidos diseñados especialmente para los periquitos. No se necesita ningún otro material, puesto que estos animales no tienen la costumbre de forrar el nido.

Los juguetes
Los periquitos son pájaros inteligentes que se divierten jugando. Cualquier objeto puede ser un pretexto para jugar con él mordiéndolo, agarrándolo con el pico y haciéndolo rodar. En los comercios especializados se pueden encontrar cadenitas con una campanilla, escaleritas, columpios, espejitos, pelotas y otros muchos juguetes. Es importante no llenar demasiado la jaula restándole espacio vital.

MASQUEMASCOTAS

AVIARIO CABALLERO DE BRONCE

 

Darwin Fernando Caballero

Socio ACROC 361

Calle 135 Nº 104-12

cel: 3175166478

     

www.masquemascotas.jimdo.com

darwin6xy@yahoo.es