MELANINAS EN LOS CANARIOS

por Rafael Cuevas Martínez Juez de Color/FOCDE y Miembro de CRO/COM

 

Las melaninas son unos pigmentos oscuros que se encuentran en la mayoría de los seres vivos, y por supuesto en las aves, donde realizan diferentes funciones de gran importancia: camuflaje, visión nítida, atracción entre los sexos, protección de la radiación solar, etc.

Son responsables de diferentes coloraciones: negras, pardas, grises, etc. Además de las melaninas, en la coloración de las aves influyen otros pigmentos (carotenoides, licocromos, profirinas, etc.) y la estructura de la pluma que da lugar a coloraciones azuladas y metálicas. Los elementos químicos que participan en su composición son: C, H, O, N y S (solo en la feomelanina). Las melaninas, además de en el plumaje, se encuentran en la piel, ojos y algunos órganos internos.

Atendiendo a su composición química y características físicas, diferenciamos en el canario tres tipos de melaninas: eumelanina negra, eumelanina marrón y feomelanina. En algunas especies de aves existe una melanina de color rojo (eritromelanina).

La eumelanina negra tiene mayor peso molecular y esta mas polimerizada que la marrón, es decir, intervienen en su formación mas moléculas de tiroxina (monómero).

La feomelanina es de color marrón claro rojizo a marrón oscuro y es mas abundante en las hembras (intervienen estrógenos) y ejemplares nevado y mosaico. La feomelanina suele localizarse en la periferia de la pluma y la eumelanina en la parte central. Su presencia se elimina mediante selección en la mayoría de los tipos de canarios de color. En cuanto a su distribución en el plumaje, podemos diferenciar una melanina diseñada que forma las estrías, barras y marcaciones del dibujo melanico y una melanina dispersa que no forma dibujo melanico. Salvo excepciones (canarios rubino), la feomelanina esta dispersa y no forma diseño. La eumelanina negra y marrón pueden formar o no dibujo melanico. A diferencia de los carotenoides, las aves sintetizan las melaninas y estas se forman a partir del aminoacido tiroxina, en una compleja ruta metabólica, en la que intervienen varias enzimas y el oxigeno. Esta ruta tiene un recorrido común y posteriormente se bifurca en dos vías: una que conduce a la síntesis de eumelaninas y otra a la síntesis de feomelanina, en la que participa el aminoácido cisteína. También existen rutas alternativas en la síntesis de feomelanina.

El proceso de formación de melanina es llamado melanogenesis y tiene lugar en el interior de unas células con prolongaciones llamadas melanocitos, donde se forman los gránulos de melanina (melanosomas). La forma, tamaño y distribución de los melanosomas es variable en relación con el tipo de canarios melanicos. Los melanosomas pasan a los queratocitos (células que producen queratina) y de estos a la piel y plumas donde se depositan. En la melanogenesis influyen factores hereditarios, hormonas, ambientales y nerviosos, probablemente.

Las principales hormonas que intervienen son: MSH (hormona estimulante de los melanocitos), ACTH (hormona adrenocorticotropa), melatonina, hormonas sexuales y hormonas hipotalamicas.

La alta humedad y temperatura aumentan la melanogenesis.

En la síntesis de melanina, su grado de oxidación o dilación y deposito en el plumaje, piel y ojo intervienen diferentes genes, unos autosómicos (de herencia libre) y otros ligados al sexo (localizados en los cromosomas sexuales). La feomelanina se debe a un gen autosomico y en la expresión de las eumelaninas intervienen tanto genes autosomicos (ejemplo, opal), como ligados al sexo (pastel, por ejemplo).

Las manchas melanicas se deben a una herencia poligenica o multifactorial. Su eliminación completa, mediante selección, es mas difícil al deberse a varias parejas de genes.

Para llevar a cabo su función de forma óptima, las melaninas deben adaptarse a las condiciones cambiantes del medio ambiente; para ello, por medio de la evolución, se modifica su concentración, tipo de melaninas presentes, su distribución en el plumaje y proporción entre los diferentes tipos. El criador mediante la selección en los diferentes canarios melanicos, para adaptarlos lo mejor posible al estándar, también lleva a cabo las anteriores modificaciones.

Existen trastornos en la síntesis de melanina por disminución o aumento conocidos como acianismo e hipermelanismo, respectivamente. También los ojos pueden estar desprovistos de melanina, dando lugar a los canarios de ojos rojos, de menor agudeza visual.

El acianismo o amelanismo en el plumaje da lugar a los canarios lipocromicos y se debe a una mutación que suprime las melaninas. Cuando el acianismo es parcial da lugar a los canarios píos o manchados.

El hipermelanismo puede ser congénito o adquirido (no heredable). Alteraciones en las hormonas hipofisarias pueden dar lugar a este trastorno. Los llamados canarios pieles negras son debidos a un hipermelanismo, estando ligada la aparición de dicho carácter a variadas taras genéticas. Por medio del hipermelanismo pueden aparecer los canarios negros.

En función de las melaninas, podemos clasificar los canarios de color en tres grandes grupos:

LIPOCROMICOS: Ausencia de melaninas en el plumaje.

PÍOS: Faltan melaninas en determinadas zonas del plumaje. No son aptos para concursar.

MELANICOS: Melaninas repartidas en todo el plumaje. Algunos canarios melanicos pueden presentar apariencia de lipocromicos.

Todos los grupos de canarios anteriores pueden presentar los ojos negros o rojos. A su vez, los canarios melanicos pueden presentar las melaninas oxidadas (Negro-bruno y Bruno) o diluidas (Ágata e Isabela). El tipo de melaninas (eumelaninas y phaeomelanina) presentes en el plumaje y la mutación que pueda afectarles también es un criterio que se utiliza para clasificar los canarios melanicos; por ejemplo, los canarios feomelanicos (rubinos) solo presentan feomelanina y ojos rojos.


MASQUEMASCOTAS

AVIARIO CABALLERO DE BRONCE

 

Darwin Fernando Caballero

Socio ACROC 361

Calle 135 Nº 104-12

cel: 3175166478

     

www.masquemascotas.jimdo.com

darwin6xy@yahoo.es